Fomentando el bienestar: 3 actividades recreativas para adultos mayores

Tanto las actividades físicas como las actividades recreativas para adultos mayores juegan un papel fundamental en el mejoramiento de la calidad de vida durante el envejecimiento. Si la realización de ejercicios físicos está relacionada con la conservación de la fuerza y energía vital, las actividades recreativas están relacionadas con un mayor potenciamiento de su creatividad, ya que los ayudan a sentirse útiles, elevar su autoestima, disfrutar de nuevos intereses, fomentar las relaciones interpersonales, promover el bienestar y la satisfacción, así como mantener las habilidades cognitivas y psicomotrices. (Juegos recreativos para el adulto mayor, 2022)

Cabe mencionar que las actividades recreativas hacen referencia a acciones de entretenimiento, diversión y juego, que suelen realizarse durante el tiempo libre de las personas mayores, lo que les permite salir de la rutina y relajarse además de tener otros beneficios físicos y psicológicos.

Beneficios de las actividades recreativas para adultos mayores

Las actividades recreativas y lúdicas tienen la capacidad de mejorar la calidad de vida de las personas adultas mayores, además de otros beneficios como: (Procuraduría Federal del Consumidor, 2016)

  1. Disminuir los sentimientos de soledad.
  2. Aumentar la creatividad y las capacidades estética y artística.
  3. Mejorar el estado de ánimo y la motivación.
  4. Favorecer el mantenimiento de un funcionamiento psicomotriz adecuado.
  5. Incrementar los niveles de autoestima.
  6. Fomentar los contactos interpersonales y la integración social.
  7. Mantener, en cierto nivel, las capacidades productivas.
  8. Generar niveles significativamente más bajos de enfermedad y depresión
  9. Ayudar a mantener el equilibrio, flexibilidad y expresividad corporal.
  10. Fomentar la creatividad y productividad en el uso del tiempo libre.
  11. Facilitar la adaptación al entorno.
  12. Aumentar la percepción de competencia.

Tres actividades sencillas para practicar

Las actividades recreativas no implican necesariamente la realización de actividades físicas de gran escala, aquí hay algunos ejemplos:

La pelota inquieta: Mientras están sentados en un círculo, se selecciona a uno de los participantes para que sea responsable de la reproducción de la música. En este escenario, la persona puede optar por utilizar un teléfono, una radio o incluso entonar ella misma una canción. Una vez que la música comienza, los participantes comienzan a pasar la pelota entre ellos. Cuando la música se detiene, el jugador que tiene la pelota debe realizar una tarea sugerida por sus compañeros, como compartir una anécdota, entonar una canción, recitar un verso, poesía, cuento, entre otras opciones.

Sigue la ronda: Con esta actividad, los adultos mayores tendrán la oportunidad de poner a prueba tanto su destreza como su memoria. Para comenzar, es necesario formar un círculo con todos los participantes y elegir a uno que se ubique en el centro de este. Esta persona deberá lanzar la pelota a uno de los participantes mientras pronuncia una palabra. 

Luego, el jugador receptor deberá repetir la palabra mencionada por su compañero y agregar otra que esté relacionada. Por ejemplo, si la palabra inicial es «playa», el jugador responderá con «playa» y luego introducirá otra palabra como «arena». Después de completar este paso, el participante pasará la pelota a otra persona, quien deberá repetir las dos palabras anteriores y agregar una nueva que tenga alguna conexión con ellas.

Dispersos: Los jugadores están de pie y con las piernas ligeramente abiertas. Cuando el profesor diga cualquier punto cardinal(norte, sur, oriente, occidente)debemos orientarnos de cara a ese punto. Los puntos los definiremos antes de empezar el juego. Cada vez que alguien se equivoque se sentará y esperará a que quede el último de pie, para volver a empezar el juego.  (Juegos recreativos para el adulto mayor, 2022)

En La Casa, los residentes practican a diario actividades recreativas y lúdicas para mantener un buen estado físico, mental y emocional durante sus estancias. Estos ejercicios son supervisados y guiados por expertos en la materia, quienes los acompañan en talleres lúdicos y artísticos.

*Antes de iniciar cualquiera de estos ejercicios, es fundamental consultar con un profesional de la salud. Estas recomendaciones no suplen un criterio médico o fisioterapéutico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Referencias bibliográficas
Abrir el chat
¡Escríbenos!
¡Bienvenidos a La Casa!
¿Les gustaría agendar una visita?