Vejez: factores que garantizan la calidad de vida en esta etapa

Descubre los factores que garantizan en la vejez la calidad de vida

Los avances en la medicina han permitido que la esperanza de vida de los seres humanos sea cada vez mayor, minimizando el deterioro físico que se sufre en la vejez. Esto ha traído un incremento en el número de personas en esta etapa de la vida, lo que ha fomentado a su vez:

  • La aparición de un gran mercado de servicios y productos orientados a ellos.
  • Conceptos destinados a mejorar su estado físico y mental, buscando abarcar de forma global sus necesidades para aumentar su calidad de vida. Es decir, los factores que dan bienestar a una persona tanto en el aspecto material como en el emocional (Westreicher, 2020). 

Para lograr un envejecimiento adecuado, es fundamental que se tenga un estilo de vida saludable basado en una alimentación sana y variada que respete las indicaciones del médico. También es necesario realizar ejercicio diariamente y evitar malos hábitos como el tabaco o el alcohol.

Envejecer adecuadamente, además de favorecer aspectos relacionados con los cambios físicos, es importante para evitar la disminución de las capacidades cognitivas. Esto se obtiene a través de actividades que ejerciten la memoria, el razonamiento y las habilidades mentales (Aponte, 2015).

En este sentido, lo fundamental es brindar durante la vejez una vida más larga y plena, con mejor salud y en la que se favorezca la independencia del adulto mayor. Facilitando además el acceso a actividades con las que puedan:

  • Adquirir nuevas aficiones y conocimientos.
  • Disfrutar de la vida, entre otros (Guevara-Peña, 2016).

Factores que garantizan la calidad de vida en la vejez

1. El buen estado general de salud

Un estado de salud satisfactorio permite al adulto mayor mantener su autonomía en la vejez; y, por consiguiente, le brinda una mejor calidad de vida. Esta se logra llevando una alimentación equilibrada, adecuadas rutinas de sueño, hábitos higiénicos, ejercicio físico regular, controles médicos y terapéuticos periódicos, asesoramiento psicológico, etc.

En este sentido, hay que tener en cuenta la salud mental, tanto desde el punto de vista cognitivo como desde el aspecto emocional de cada persona, debido a que esta es muy importante para el adecuado proceso de envejecimiento.

Mantenerse psicológicamente saludable, a través de la actividad mental, también resulta esencial durante la vejez. Esto con el fin demantener las funciones cognitivas y prevenir su deterioro. Para eso, existen:

  • Varias herramientas para ejercitar la mente, tales como rutinas de estimulación de la memoria, razonamiento, atención o cálculo.
  • Actividades más complejas que ejercitan las condiciones cognitivas (aprendizaje de idiomas o informática) (Soria y Montoya, 2017).

2. La vivienda

La vivienda está asociada con la calidad de vida en la vejez, ya que es uno de los factores esenciales para una vida tranquila. Se le concibe como un espacio que debe garantizar protección, higiene, privacidad, comodidad, recreación, atención médica y seguridad física. Igualmente, que le proporcione al adulto mayor la certeza de disponer de ella en el presente y futuro.

También hay que tener en cuenta, que actualmente los adultos mayores se están convirtiendo en una importante fuerza económica (CENIE, 2019).

3. La educación

La educación para personas mayores cada vez tiene más importancia en la sociedad. Paulatinamente, se ha ido reconociendo la educación durante la vejez como una necesidad social, cultural y económica. Con ella se busca que en esta etapa se desarrolle un crecimiento personal y que se aproveche de manera eficiente el potencial de cada individuo.

Es muy importante que las personas en la tercera edad se adapten a los cambios actuales de la sociedad. Por ello, debemos facilitarles el aprendizaje de nuevos conocimientos que sean coherentes con sus valores, creencias, habilidades y destrezas. La educación de los adultos mayores busca entonces:

  • Ayudarlos a cubrir sus necesidades.
  • Permitir que continúen aportando a la sociedad.
  • Complementar su formación.
  • Integrarlos socialmente.
  • Adaptarlos a los cambios sociales, culturales y tecnológicos.

Generalmente, se aprovecha la experiencia de los mayores como base para su instrucción. Esto debido a que el intercambio de estas experiencias mejora sus relaciones interpersonales, con lo cual se sentirán más integrados a su comunidad (Gallardo, 2019).

4. Los derechos individuales y la libertad de expresión

Para las personas durante la vejez, es muy importante que se les trate igual que al resto de la gente, que respeten su forma de ser, opiniones, deseos, intimidad y derechos; así como ser oídos y atendidos. Es decir, ser tomados en cuenta y poder expresar sus ideas libremente (Aguado, 2019).

5. El bienestar emocional

Esto los ayuda a sentirse tranquilos, seguros, sin agobios y con mente positiva. Las emociones positivas contribuyen a su vez a controlar el estrés, aumentar la salud física y mejorar la capacidad de concentración y reflexión. El bienestar emocional en la vejez se basa en estos tres aspectos fundamentales:

  • Situación personal.
  • Relaciones interpersonales.
  • Afectividad (familia, relaciones de pareja y sexualidad) (Universidad Internacional de Valencia, 2018).

6. Las relaciones y la inclusión social

Se trata de la posibilidad de hacer amistades, contactos y relaciones sociales. Es decir, poder interactuar con personas de similares o diferentes condiciones, edad, cultura o nacionalidad; así como llevarse bien con vecinos, compañeros, etc. Para eso, es necesario poder:

  • Visitar diferentes lugares y participar en actividades como parte del colectivo.
  • Compartir en grupo, ya sea en el ámbito cultural, cívico y/o espiritual.

Esto se debe a que intercambiar conocimientos y vivencias puede resultar muy beneficioso para el adulto mayor (Inteligencia Límite, 2021).

7. El desarrollo personal

Se refiere a la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades, experiencias y realizarse personalmente. Es envejecer positivamente aprendiendo a apreciar cada fase de la vida de manera plena. ¿Cómo?

  • A través de la realización de actividades significativas y edificantes.
  • Encontrando alicientes y fuentes de motivación que los hagan sentirse útiles y necesarios.  Es decir, tener un proyecto de vida que contribuya a que la vejez sea una de las etapas más felices de su vida (Morera, 2019).

8. La autodeterminación

Es poder decidir por uno mismo durante la vejez y tener oportunidad de elegir las cosas que se quieren: estilo de vida, actividades, tiempo libre, personas que le rodean, etc. Para esto, es necesario conocer las aspiraciones, deseos y criterios del adulto mayor. Esto permitirá respetar su autonomía, entendiendo que estas decisiones dependerán de su complejidad y siempre con la colaboración y supervisión de su familia, médicos o cuidadores (Beca, 2010).

Actualmente, buscamos que las personas mayores se desarrollen de forma individual y colectiva en esta etapa en la que sus capacidades físicas sufren alteraciones, pero que aún les permiten:

  • Optar por un estilo de vida saludable.
  • Tener una participación en su entorno más cercano, como es la familia o la sociedad.

La calidad de vida en la vejez se relaciona con la percepción de felicidad. Entendiéndose esta como una autorreflexión sobre el grado de satisfacción personal, que se manifiesta como la posibilidad de alcanzar lo que se anhela. En este sentido, la institucionalización del adulto mayor juega un papel muy importante; para conseguir que los factores antes mencionados se hagan realidad. Contribuyendo de esta forma a lograr un estilo de vida saludable durante la vejez.

Referencias bibliográficas

Share:

Post your comment

Escribenos